Compartir
  • 9
  •  
  • 20
  •  
  •  
  •  
    29
    Shares

 Volatilidad cambiaria y retos económicos fueron parte del escenario inicial de 2017, hoy, entrados en el sexto mes vemos que prudencia, planeación y precaución son los adjetivos para calificar el comportamiento del sector y mercado inmobiliario en México. Ante ello, el sector revisa sus acciones y comienza a trazar estrategias que hagan que el mercado no pierda su dinamismo durante el segundo semestre de 2017 como lo establece el siguiente artí­culo.

Más pronto de lo que hubiéramos querido, concluimos el primer semestre de 2017, año que para todos los sectores económicos mexicanos inició con una gran incertidumbre debido a la llegada de la Era Trump en nuestro vecino paí­s del norte.

Volatilidad cambiaria y retos económicos fueron parte del escenario inicial de 2017. Hoy, entrados en el sexto mes vemos que prudencia, planeación y precaución son los adjetivos para calificar el comportamiento del sector y mercado inmobiliario en México.

La realidad de los primeros meses de 2017 refleja movimientos más lentos por parte de la demanda, pues el escenario cambiario e inflacionario comienza a provocar que actúen con mayor reserva al momento de arriesgar su liquidez. Ante ello, el sector revisa sus acciones y comienza a trazar estrategias que hagan que el mercado no pierda su dinamismo, todo lo contrario.

Con los usos mixtos y la verticalidad como propuestas inmobiliarias, se busca que acompañen y nutran la idea de un desarrollo urbano sustentable para todas las ciudades de la República Mexicana, el sector inmobiliario en México plantea un escenario fecundo gracias a la presencia y la apuesta de la Inversión Extranjera Directa, que ve en los bienes raíces de México un mercado dinámico que ofrece un buen retorno de inversión.

La idea de un uso mixto que involucre espacios corporativos con espacios comerciales, uno residencial con un centro de salud, o bien, las llamadas comunidades planeadas, son parte de las tendencias que un estudio del portal Lamudi.com.mx señala en sus proyecciones de este año.

inmobiliario

Repoblar centralidades, crear comunidades que aglutinen y satisfagan la mayor cantidad de necesidades, y que al tiempo que den calidad de vida, es una necesidad urgente al igual que resolver los problemas de movilidad y contaminación. El sector no se queda ahí­, según el mismo estudio, otra de las apuestas y retos debe ser la vivienda en renta, pues parte de los cambios que están consolidándose a nivel demanda es la de aquel consumidor que no busca atarse con una hipoteca durante 20 años, pues prefiere rentar y gasta el dinero en viajes y otro estilo de vida.

El subsector industrial inmobiliario también se dibuja como lleno de oportunidades de crecimiento pues, pese a un desestabilizador inicio de año cuando algunas grandes trasnacionales anunciaron su salida o cancelación de inversión en México, la realidad es que son muchos los socios extranjeros de México que ven en sus regiones, ciudades y parques industriales muchas ventajas y posibilidades de desarrollo.

De cara a la segunda mitad de 2017, el sector y el mercado inmobiliario mexicano continuará¡ impulsando las diversas fuerzas que lo mantienen vivo, sin duda, la necesidad de vivienda continuará siendo un importante motor del mercado interno, pero ahora el subsector inmobiliario comercial aporta mucho más y se trabaja en que siga ese camino, lo mismo que el industrial y el desarrollo inmobiliario turístico.

*Colaboración de Lamudi.
Comentarios

Compartir
  • 9
  •  
  • 20
  •  
  •  
  •  
    29
    Shares