Compartir
  • 23
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    23
    Shares

iyf

De acuerdo con IYF, las alianzas entre el sector público y privado en educación contribuyen a combatir la pobreza y aumentar la clase media en el país. • La demanda por trabajadores calificados se convierte en una solución imprescindible, más aún si se tiene en cuenta que seis de cada 10 trabajadores en México son informales, y que existen 2.4 millones de desempleados. • Se requiere escuchar, identificar y desarrollar desde el sistema educativo en los jóvenes las competencias que son necesarias en el sector laboral.

El ingreso familiar de los estudiantes en programas de educación media superior (EMS) técnica es en promedio de seis mil pesos mensuales para una familia de cuatro personas, según datos de International Youth Foundation (IYF). Dicha organización estima que, al finalizar sus estudios, los egresados de programas tradicionales pueden percibir salarios de alrededor de 3,500 pesos al mes en la informalidad, lo que conduce a estas personas a permanecer por debajo de la línea de bienestar.

Ante este panorama, un cambio de paradigma a fin de que “los alumnos concluyan sus estudios y aspiren a ganar 6 mil 500 pesos mensuales o más en la formalidad –en un empleo con prestaciones y seguridad social-, es necesario”, afirma Jorge Barragán, director general para México de International Youth Foundation. “El sistema educativo puede ser un motor para sumar a más personas a la clase media, si desde un inicio cubre las habilidades que las industrias requieren, lo cual conduce a que los egresados puedan encontrar trabajos bien remunerados”.

claveparaelfuturo

México presenta condiciones apropiadas para integrar a una mayor población a la clase media: vacantes, bono demográfico, crecimiento económico e infraestructura educativa. En 2016, se destinaron 302 mil 986 millones de pesos del Presupuesto de Egresos de la Federación a la educación pública. A fin de potenciar el alcance de esta inversión, para IYF existen estrategias de alto impacto que podrían ser incorporadas con un enfoque sistémico.

Al transformar la alineación curricular y los servicios estudiantiles, se puede conseguir que los alumnos desarrollen habilidades altamente valoradas por las empresas y, por ende, que sean considerados para cubrir empleos con un mayor nivel de ingresos. En los últimos años, de cada 10 vacantes publicadas en el país, cuatro se quedan desiertas por falta de experiencia y competencias específicas, indica la consultora Manpower.

Atender la demanda por trabajadores calificados se convierte en una solución imprescindible, más aún si se tiene en cuenta que seis de cada 10 trabajadores en México son informales, y que existen 2.4 millones de desempleados en el país, de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico y la Organización Internacional del Trabajo, respectivamente.

youthworkmexico

Para ello, se requiere escuchar, identificar y desarrollar desde el sistema educativo en los jóvenes las competencias que son necesarias en el sector laboral. La capacitación puede ser incluso por industria o por empresa. En los últimos tres años, por ejemplo, International Youth Foundation (IYF) ha beneficiado a más de 80 mil estudiantes en los en ocho estados de la República Mexicana, en colaboración con industrias como la aeroespacial, la automotriz, turismo y tecnologías de la información, entre otras.

“No es posible salvar a un grupo de personas en una lancha averiada a la mitad de un lago sacando el agua con un vaso, IYF busca forjar alianzas entre los sectores público y privado para reparar la embarcación, a fin de que toda la familia a bordo cruce el lago”. Jorge Barragán, Director General para México de International Youth Foundation.

La educación es la piedra angular que puede propiciar nuevas oportunidades de desarrollo, siempre y cuando las empresas, el gobierno y la sociedad civil reúnan esfuerzos, conocimientos y recursos en conjunto. Cultivar las habilidades de los jóvenes en programas de Educación Media Superior, asimismo, permite establecer una solución ante un problema social y económico, así como ante un reto de talento, productividad y competitividad del sector privado.

Como resultado, las empresas pueden resolver sus desafíos de reclutamiento, atender a sus metas en responsabilidad social y dar solución de manera rentable a una problemática de largo plazo.  Así mismo, el país reduce sus índices de pobreza, al elevarse los salarios y las condiciones de vida de sus habitantes desde que se incorporan al mundo laboral.

 

Comentarios

Compartir
  • 23
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    23
    Shares