Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

• El comedor comunitario se encuentra dentro de la Escuela Primaria Jaime Torres Bodet que se encuentra en El Carrizalito, Guanajuato. •  Los empleados de Conagra Brands donaron el 93% de los recursos necesarios y Fondo Unido – United Way México actuó como el aliado de vinculación estratégica y logística del proyecto. • Este modelo abre la posibilidad de réplica en otras comunidades en las que se tienen las mismas necesidades y de esta manera se busca que la alimentación en México mejore. th

Conagra Brands y Fondo Unido – United Way México empezaron desde el 2015 a desarrollar un programa integral enfocado a nutrición que formaría parte del programa de responsabilidad social de la empresa llamado “ActIIando Hunt’os” y que tendría como objetivo impactar a las comunidades cercanas a la planta, donde habitan las familias de los propios empleados de Conagra.

Por decisión de la empresa, en 2016 se empezó a construir un comedor comunitario dentro de la Escuela Primaria Jaime Torres Bodet que se encuentra en El Carrizalito, Guanajuato. Para la realización de este proyecto, los empleados donaron el 93% de los recursos necesarios y Fondo Unido – United Way México actuó como el aliado de vinculación estratégica y logística del proyecto que ahora incluye al Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia y a la Secretaría de Educación de Guanajuato para su mantenimiento mensual. A esta iniciativa de Conagra se sumaron Bank of New York Mellon y DECU, dos empresas aliadas de Fondo Unido – United Way México, quienes aportaron para el equipamiento del comedor.

comedor-comunitario-carrizalito-irapuato-1

El acceso a una buena alimentación desde la infancia temprana, permite el desarrollo integral de los niños. En México, el 38% de los niños menores de dos años padecen de anemia y el 25.8% presenta carencias en el acceso a la alimentación, por lo que, tanto para Conagra Brands, como para Fondo Unido – United Way México, la salud es uno de los pilares fundamentales en los que se debe invertir para construir comunidades fortalecidas.

Este proyecto además incluye, la evaluación y seguimiento que se les dará a los alumnos que reciban servicio en el comedor y la vinculación de los alumnos a actividades de voluntariado en las que se promoverán acciones relacionadas a la correcta alimentación como el lavado de manos y el conocimiento del “plato del bien comer”.

Este modelo abre la posibilidad de réplica en otras comunidades en las que se tienen las mismas necesidades y de esta manera se busca que la alimentación en México mejore.

Comentarios

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •