Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

A pesar de las medidas restrictivas que está considerando el presidente Donald Trump, las exportaciones han crecido. • México es el principal exportador de América Latina y uno de los principales exportadores mundiales de automóviles y dispositivos electrónicos. •Tanto las empresas e instituciones locales como el gobierno buscan aumentar el valor de los bienes exportados, mediante el desarrollo de la cadena de valor nacional. • Esto a través de promover la adopción del Modelo de Alianzas con Empresas Transnacionales (Modelo ACT), el cual  funciona mediante la conexión de proveedores locales relevantes con multinacionales.

México dejó a un lado sus preocupaciones sobre el creciente sentimiento proteccionista en los Estados Unidos, registrando el crecimiento máximo en las exportaciones a su vecino del norte en los últimos tres años, y dando impulso a los planes para aumentar el valor de los envíos salientes.

Las exportaciones manufactureras, agrícolas y no extractivas a los Estados Unidos aumentaron un 7.4% interanual entre enero y septiembre 2017, según las últimas cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, INEGI.

El crecimiento de las exportaciones contrasta fuertemente con la postura de la administración estadounidense sobre el comercio entre México y los Estados Unidos. El presidente Donald Trump ha considerado una serie de medidas restrictivas, incluyendo la eliminación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN o NAFTA en sus siglas en inglés), un nuevo impuesto fronterizo a los productos mexicanos dirigidos a Estados Unidos, y otras reformas fiscales dirigidas a atraer a las empresas que están basadas en el exterior, para que regresen a Estados Unidos.

Desde la introducción del TLCAN en 1994, las exportaciones totales per cápita se han multiplicado casi por cinco, de 570 mil a 3 millones de dólares, y el comercio, como porcentaje del PIB, ha pasado de 27% a 63%, de acuerdo con la agencia nacional de promoción de inversiones ProMéxico.

El aumento en los envíos salientes ha llevado al país a convertirse en el principal exportador de América Latina y uno de los principales exportadores mundiales de automóviles y dispositivos electrónicos. México produce más de la mitad de los bienes de tecnología media y alta de la región y el sector manufacturero representa el 89% de las exportaciones.

Las empresas buscan aumentar el nivel de contenido local en las exportaciones

Si bien el crecimiento del comercio de las exportaciones de México en las últimas dos décadas ha tenido un efecto de flujo positivo en la base de manufactura industrial del país, tanto las empresas e instituciones locales como el gobierno buscan aumentar el valor de los bienes exportados mediante el desarrollo de la cadena de valor nacional.

El nivel general del contenido mexicano en las exportaciones, que está en torno a un 40%, es bajo, lo que sugiere que México es esencialmente un ensamblador de bienes, en su mayoría importados.

En el segmento de la electrónica, por ejemplo, se estima que el 85% del contenido utilizado en pantallas planas destinadas a la exportación se importa, mientras que en la metalurgia apenas el 1% del contenido es local.

Un método para aumentar la cadena de valor nacional implica alianzas directas con corporaciones multinacionales que operan en el país.

“Hay un gran interés de las empresas extranjeras en ayudar a desarrollar la cadena de valor local, ya que puede ser logística y económicamente beneficioso para sus operaciones”. Manuel Herrera Vega, presidente Concamin, la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos.

Concamin está trabajando con varios actores internacionales para identificar qué productos y servicios se podrían obtener en México. Si se toman más acciones como ésta, podríamos generar un valor adicional de 100 mil millones de dólares en las cadenas de suministro mexicanas, en los próximos 10 años “, agregó.

Modelo ACT para impulsar la cadena de suministro mexicana

Este enfoque está siendo promovido por ProMéxico, que ha pedido la adopción del Modelo de Alianzas con Empresas Transnacionales (Modelo ACT).

El modelo funciona mediante la conexión de proveedores locales relevantes con multinacionales en el país, proporcionando a las empresas nacionales un mercado de exportación indirecto, y a las empresas internacionales una base más sólida y segura en México.

Al apoyar la mayor participación de las pequeñas y medianas empresas en las cadenas de valor mundiales, y fomentar una mayor interacción entre las empresas multinacionales y los proveedores locales, la estrategia apunta a sustituir las importaciones por suministros industriales fabricados localmente.

En la actualidad, ProMéxico trabaja con más de 50 compañías internacionales como parte de la iniciativa, entre las que se encuentran Bosch, Siemens, General Electric y Nissan.

En 2017, Nissan, líder del mercado mexicano en ventas de automóviles, comenzó a producir su modelo Crossover Kicks con 90% de contenido mexicano, más que el 84% de marzo de 2016, con la mayoría de los proveedores locales ubicados en la planta de motores de Aguascalientes. La firma adoptó el modelo ACT en 2011.

La industria automotriz y de autopartes lidera las exportaciones de México, representando una de cada cuatro exportaciones mexicanas dirigidas al mercado interregional del TLCAN, según ProMéxico.

Deficiencias de la cadena de suministro y de logística, el desafío a superar

Si bien la participación en el Modelo ACT ha sido eficaz para aumentar los niveles de contenido local para algunas empresas y sectores, las deficiencias en las cadenas de suministro locales siguen afectando a otras multinacionales.

Jun Umemura, vicepresidente del grupo Toyota Motor de América del Norte, le dijo a OBG que la compañía continúa promoviendo el desarrollo de nuevos proveedores en la región y fortaleciendo los ya existentes.

“Para asegurar el buen funcionamiento de nuestra planta en Guanajuato, estamos trabajando estrechamente con el gobierno federal y con el estatal en el desarrollo de proveedores, tanto locales como japoneses”, comentó.

Otro aspecto del mercado local que podría mejorarse, para facilitar el desarrollo de la cadena de valor, es la red logística. Las conexiones ineficientes en ciertas partes del país aumentan los costos del transporte interno, lo que en muchos casos desanima a las empresas a usar bienes producidos en México.

“En términos de infraestructura, creemos que hay algunos desafíos que deben abordarse en el corto y mediano plazo, si México quiere seguir siendo un centro automotriz competitivo”, indicó Umemura a OBG. “Por ejemplo, en 2017 la industria automotriz producirá alrededor de 3.7 millones de vehículos, de los cuales casi el 80% se exportará al extranjero. Sin embargo, según los expertos, aunque se espera que la producción en 2020 aumente a 5 millones de vehículos, los porcentajes de exportación pueden seguir siendo los mismos. Por lo tanto, aumentar la infraestructura y la seguridad ferroviaria, aumentar la capacidad portuaria y mejorar la conectividad vial es crucial para que la industria mantenga su competitividad.”

Comentarios

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •